Cargando...
28
07
2017

Eres mucho más de lo que crees

Ya hemos escrito sobre este tema antes, pero creo que nunca va a ser suficiente.

Tantas imágenes en Instagram, Facebook, y en cualquier plataforma social que encontremos, vemos constantemente casos de “éxito” cuando alguna persona logra bajar cinco, once o mil kilos y ahora es un palitroque, un modelo fitness o la tonificación hecha persona.

Me apesta. Muchas veces el “éxito” no tiene absolutamente nada que ver con el número que existe en la balanza, o con la cifra que muestra la güincha de medir, o la pinza del nutricionista que mide los pliegues. Amigos, si así lo piensan entonces no sé si van por el mejor camino.

Lo digo porque estuve mucho tiempo (y aún caigo en ello de vez en cuando) intentando buscar el “éxito” en ese cuerpo que me muestran las fotos, y no hablo exclusivamente de las revistas de moda que muestran a modelos esqueléticas u hombres musculosos, hablo también de los cuerpos de mujeres increíblemente tonificados y musculosos, de hombres delgados, de cuerpos con curvas y así, de todos. Quise ser muy delgada, quise también tener un six pack en mi abdomen, quise tener un trasero parado y pechugas de buen tamaño, quise tener bíceps y trapecios marcados, y también quise “ser femenina” (¿qué es eso?). Siempre con la idea en la cabeza de que “si, cuando logre tener este cuerpo o me logre ver de esta forma, voy a estar feliz”.

En la búsqueda por este éxito entendí aquello que creo algunos aún no entienden. Entendí que ese éxito no existe. Al menos no de esa forma superficial. Uno no puede basar su felicidad y satisfacción en algo tan banal como la forma en que se ve nuestro cuerpo. Simplemente no se puede.

El verdadero “éxito” lo encontramos cuando logramos hacer algo que antes nos costaba tanto y lo pensábamos imposible, en cualquier ámbito. La verdadera felicidad la encontramos cuando, por ejemplo, la pasamos bien entrenando, cuando logramos levantar un kilo más que antes, cuando logramos terminar alguna tarea o trabajo, cuando podemos lograr llevarle el ritmo a nuestros hijos y no morir en el intento. Entendí que el éxito propio, no dependía de cómo se iba a ver nuestro cuerpo, sino de lo que era capaz de hacer y aguantar, que en este caso la forma no sigue al fin.

Entendí que quizás para alguien, su éxito es lograr que sus piernas no sean tan débiles, independiente de cómo se vean, o quizás sea lograr terminar algo que decidió empezar. Es poder llegar a la casa y saber que no nos falta nada, y así el éxito o felicidad de otras personas probablemente lo logren con otras cosas o sucesos.

¿A qué voy con toda esta chachara motivacional? A que nos aceptemos por quienes somos y no intentemos cambiarnos, nuestros cuerpos nunca nos van a definir, sino nuestras acciones y actitudes frente a la vida y al día a día. Los pequeños logros diarios son los que hacen que todo sea más entretenido. Muchas veces eso es algo que se nos olvida constantemente, y casi que tenemos que ponernos un recordatorio en el celular para no caer en lo banal.

Como bien lo dijimos en este post: BE YOURSELF, eres mucho más de lo que crees.

Comentario
1
Rafael liyola

Hola, si bien es cierto quiero lograr el sixpack algún día, te encuentro toda la razón en el éxito del día, en encontrarlo en el por ejemplo dormir con la conciencia tranquila, cerrar los ojos cada noche con la tranquilidad y satisfacción que hiciste lo corrector la mayor parte de las veces, que saludaste, fuiste altruista, no sacaste la vuelta en la pega, págate todas tus cuentas, entregaste buena energía a tus seres queridos, hiciste el wod a conciencia exigiéndote al máximo, etc etc etc, comparto plenamente tu concepto, y ayer por primera vez pude hacer la invertida en el muro y logre llegar con mi cabeza a la colchoneta y subir nuevamente, primera vez en la pura vida que lo pide hacer, tuve éxito :)

Deja una respuesta

Acción Crossfit 2016.

Condell 1200, Providencia / Walker Martínez 1268, La Florida