Cargando...
07
11
2017

Un objetivo en común: pasarlo bien entrenando

De chico comencé practicando gimnasia artística durante dos años en el Estadio Nacional de Chile. Luego, entrando en la adolescencia comencé a interesarme más por los deportes que se realizaban en grupo y colectivamente, en vez de algo tan solitario, y me encontré con basquetbol. Primero participé en un pequeño club llamado Cordillera, para luego unirme a la selección de basquetbol de Puente Alto, llegando a competir a nivel nacional e internacional en Argentina.

Una vez dentro de este mundo del deporte y la actividad física, quise dedicarme y enfocarme en el área del fitness, o dicho de otra forma: el desarrollo óptimo de la condición física. Mi práctica fue algo que me marcó mucho y me permitió crecer mucho como entrenador y persona. Tuve que ayudar a personas con patologías médicas relacionadas a la obesidad mórbida, específicamente a un adolescente de 15 años que por orden médica debía bajar 25 kilos en máximo 6 meses, para evitar someterse a una operación ya que su condición cardíaca estaba en riesgo. No fue fácil, sin embargo tampoco fue imposible. El proceso con esta joven persona fue un éxito, ya que pudimos bajar más peso de lo propuesto además de lograr promover un cambio en su estilo de vida que hasta el día de hoy se mantiene.

Esta experiencia, junto a muchas otras, crearon una gran motivación en mi para ayudar a cualquier persona a mejorar su condición física y su calidad de vida. Es por ello que me capacité como Entrenador funcional, comenzando a trabajar en gimnasios tradicionales y en paralelo impartiendo clases grupales en diferentes parques, plazas, domicilios y a empresas. Finalmente logré desarrollar un proyecto propio: la creación de un gimnasio enfocado 100% en el entrenamiento funcional, ubicado en la comuna de Santiago.

Allí conocí diferentes disciplinas, tales como Halterofilia, Calistenia, conocí las famosas Kettlebells y bueno, el pegamento que une todo lo anterior: CrossFit, que marcó un antes y un después. Me di cuenta que CrossFit involucraba todas las habilidades ya tanto había buscado desarrollar y que era una gran opción para que cualquier persona quisiera comenzar su entrenamiento, o bien perfeccionar su nivel de fitness. Esto, sin olvidar la maravillosa comunidad que no se encuentra en ningún gimnasio tradicional.

Luego, gracias a un viejo amigo muy conocido como “el Mákina”, encontré a Acción CrossFit. Llegué al box y me di cuenta que el grupo de entradores profesionales era excelente, al igual que su Comunidad, motivando aún más mi interés por compartir el deporte en un lugar que complementa la buena onda y la diversión, con un buen desempeño deportivo Esto permite compartir el camino hacia el éxito trabajando nuestras debilidades, tanto desde los alumnos como del equipo profesional. Sin embargo, lejos lo que más me gusta es poder estar en una comunidad que comparte lo mismo que yo: pasarlo bien entrenando y a la vez mejorar la condición física logrando la mejor versión de nosotros mismos.

 

Escrito por Carlos Vial, Coach Acción CrossFit La Florida.

Palabras clave
Comentario
0

Deja una respuesta

Acción Crossfit 2016.

Condell 1200, Providencia / Walker Martínez 1268, La Florida