Cargando...
18
04
2018

Acción, mi mayor estabilizador

Aún se acelera el corazón y la angustia se apodera de mi cada vez que recuerdo la primera vez que nos encontramos tú y yo, lo que sería la primera de muchas y que con el tiempo llegaron más y más a mi vida. Cada vez más agresivas, fuertes, cada vez más ellas y menos yo. Con el pasar de los días, semanas, meses y años, entendía que ya no estaba sola, ahora éramos lo que con el tiempo tendría que ser para mí un complemento. Con casi veinte y cinco años, comenzó nuestra historia, el destino sería el encargado de presentarnos, ese día con casi 220 ppm en urgencia, por primera vez escuché tu nombre: era una crisis de pánico y ahí estaba yo. Con el pasar del tiempo ellas crecían en cantidad y por supuesto para mi desgracia en calidad, recorrí muchos doctores, diagnósticos y por supuesto con ellos, fármacos, todo iba de mal en peor. Después de un largo tiempo nuestra historia tenia nombre y apellido, yo la tercera de cinco hermanos, tenia un trastorno al que con el tiempo conocí como trastorno bipolar del tipo 2.

Una de las personas importantes de esta historia, mi  doctor tratante de hace tres años, Álvaro, siempre me había recomendado hacer actividad física y yo por supuesto, como en muchos ámbitos de mi vida, lo evadía. No recuerdo bien el día en que Tebi, mi hermano, me invitó a asistir a una clase de prueba en el box ¡Yo! ¡Si! La misma que no hacía deporte hace años, con temor y vergüenza decidí ir, acompañada de César, el amor y partner de vida, decidimos sumergirnos en este nuevo desafío. Esa primera vuelta de calentamiento fue la más eterna de mi vida, sentía que las piernas no me daban y en cualquier momento me infartaría, aquella clase sería el paso a lo que hoy sería mi salvación, junto con un correcto esquema farmacológico y mis controles mensuales, decidí dar un cambio a mi vida, entrenando en el box. Me pude reencontrar conmigo misma, entender que la frustración es parte de la vida, que sin esfuerzo no hay reconocimiento, y que podría lograr el tan anhelado cuerpo sano y una mente en equilibrio.

“Aquella clase sería el paso a lo que hoy sería mi salvación”

Con cada entrenamiento, sentía que mi mente y alma estaban en una prevalencia de mi control emocional, cada wod, era un nuevo desafío, cada burpee un nuevo logro, y ahí estaba yo, sumergida en un nuevo mundo, en donde lo más importante es competir contigo mismo, tus miedos y fracasos, que cuando tú crees ya no poder, en algún lado del box, ya sean los coaches o tus compañeros, alguien estará para seguir alentándote y en cada cada pitazo final, en el que el reloj marque cero, lo haya dado todo! ¡Sí ,TODO! Esto es Acción, más que un box de entrenamiento, son mis sesenta minutos de la mejor terapia que podría haber decidido aceptar. Con perseverancia y esfuerzo, hoy a mis veinte nueve años y luego de más de un año entrenando puedo decir, que el rival más fuerte no es quién está a tu lado, si no más bien es tu propio yo, el más difícil de superar, pero que en cada entrenamiento asistido estarás a un paso más cerca de poder hacerlo.

Esto es Acción, más que un box de entrenamiento, son mis sesenta minutos de la mejor terapia que podría haber decidido aceptar.

Bajar los brazos nunca, aquí la palabra no puedo no está permitida, no olvides que jamás existirá un wod imposible, tal vez costará más, pero siempre, siempre se puede.

¡Sigue intentando!

 

 

Escrito por Francisca Núñez Aceitón, alumna Acción CrossFit Providencia.

Comentario
2
Luis Figueroa

Muy buen artículo!!! Me siento totalmente identificado.

Hace un año y medio me pasó lo mismo; por primera vez en mi vida me dio una crisis de pánico. Fui a psiquiatra, psicologos, etc., y distintos especialistas porque cada día sentía un síntoma diferente en mi cuerpo.

En enero de este año fui a otro psiquiatra y me dijo que retomara el deporte. No sabiendo que hacer, averigüe de la comunidad de Acción Crossfit y un día decidí pedir la clase de prueba. Entre miedo, ansiedad y vergüenza de que me diera una crisis en la clase logré terminarla y me sentí bien.

Me inscribí y el primer día de clases, el profesor pregunta: alguna lesión, enfermedad, etc. me quedé callado por miedo. Pero al final de la clase me acerqué a él y le dije: profesor, usted preguntó sobre alguna enfermedad o problema de salud y yo me quede callado y a veces me dan crisis de pánico. El de una forma seria dijo: no te preocupes, si te da una acá, te ayudamos; así que tranquilo.

Llevo 4 meses yentrenando en Acción Crossfit y la ansiedad ha disminuido considerablemente y ya no tomó medicamentos.

Gracias por la confianza que transmiten a sus alumnos y hacerlos volver a creer en lo que son capaces de hacer en cada entrenamiento.

Johanna

Genial , me encanta que con el deporte se puedan lograr este tipo de cosas… nunca dejen de confiar en sus habilidades y conocimientos, continuen adelante con los retos de la vida ! Nos vemos en nuestro querisidimo Box

Deja una respuesta

Acción Crossfit 2016.

Condell 1200, Providencia / Walker Martínez 1268, La Florida