Cargando...
07
09
2017

Mi experiencia haciendo Levantamiento Olímpico

Antes que todo, quiero decir que lo que leerán a continuación es una experiencia personal y que no necesariamente aplica a todas las personas. De todas formas, puede ser tomado como una referencia o guía para aquellos que se inician en esta cosa rara llamada CrossFit.

Como bien saben, pasé varios años de mi vida yendo al gimnasio (unos 10 años) con el fin de volverme brutalmente fuerte y lento. Me aburrí y comencé a entrenar CrossFit, el cual al principio me pareció entretenido pero como que me faltaba el factor peso pesado.

Extrañaba la sensación de agotamiento y fatiga muscular que sale de un entrenamiento donde llegas al límite de tu fuerza. Así, de a poco me fui encontrando con la frustración de los típicos movimientos de Levantamiento Olímpico, ya que lamentablemente mi fuerza no tenía mucha aplicación en estos movimientos, que convengamos, son la demostración de fuerza y técnica por excelencia en el mundo del CrossFit. NADIE te pregunta tu máximo peso en sentadilla o peso muerto, la gracia y el asombro está en el Clean & Jerk y el maldito Snatch. Así, un par de meses después de haberme iniciado en CrossFit, comencé a entrenar un par de veces a la semana Halterofilia.

Primera etapa: enamoramiento

Como recién estaba aprendiendo avanzaba rápido y comenzaba a entender cómo usar mis piernas para generar fuerza. Allí logré mi primera estrellita⭐️: lograr acercarme a romper el paralelo en una sentadilla. Asimismo, pude ir teniendo una mejor relación con los WODs que implicaban el uso de la barra, ya que muchísimas veces en CrossFit se busca un estímulo de fuera y lo perdemos porque no contamos con las capacidades técnicas para resolverlo. De ahí en adelante empecé a motivarme MUCHO con este cuento de la halterofilia.

Segunda etapa: frustración

Comienza con la motivación máxima de la apertura de mi propio box en donde terminé armando un espacio dedicado al Levantamiento. Quizás no era el mejor negocio de la historia, pero existía un fuerte cariño hacia la disciplina y además conocí a Javier González, quien transmitía y transmite una pasión contagiosa por las pesas. Gradualmente fui aumentando el número de entrenamientos a la semana dedicado al Levantamiento, llegando a 4 veces por semana. Partí con 75 kg en Snatch y 100 kg en Clean & Jerk, para avanzar a 95 kg de Snatch y 120 kg de Clean and Jerk. Todo iba de color rosa hasta que mi cuerpo empezó a romperse y las lesiones afloraron. Mis rodillas y hombros dolían constantemente, me empecé a sentir incómodo entrenando. Mi alimentación no era la ideal y mi flexibilidad menos, por lo que empecé a sentirme más pesado. Resultado: frustración y abandono.

Tercera etapa: cambio radical

Cambié todo, desde mi entrenamiento hasta la forma en que comía. Pasé mas de un año haciendo únicamente CrossFit, seguí aumentando mi fuerza y curiosamente mi Clean and Jerk subió a 135 kg, sin haber hecho ningún trabajo específico. Todo volvía ser magnífico, hasta que repentinamente me golpeó el Open 2017. 17.3, Snatch con 84 kg, “fácil” pensé. REALITY SLAP: fallé y fallé y fallé. Paralelamente, comenzó a costarme de nuevo romper el paralelo ya que mi cadera se había puesto más rígida, había perdido todos mis avances en cuanto a la profundidad de mi sentadilla (que tampoco era muy profunda) y ya no lo estaba logrando.

Cuarta etapa: redemption

Luego de ese open, me propuse hacerme cargo de mis problemas. Mi ineficiente snatch era uno de los más evidentes, así que comencé con un trabajo personalizado de Levantamiento con Roberto Meza (a.k.a Roberto Pesas), uno de los coach más nuevo.

¿La experiencia? Bueno, todo este rodeo era precisamente para contextualizar esto último. Ha sido doloroso y terrible, sin embargo he logrado mejorar la profundidad de mi sentadilla y he dejado de sentir dolor en uno de mis hombros. Roberto me obligó a trabajar mi flexibilidad para poder mejorar mi snatch, ha sido horrible pero con resultados hermosos.

Conclusión

Durante todo este tiempo he tenido la duda de cuántas veces uno debiera entrenar Levantamiento en la semana, y luego de todo este tiempo de idas y vueltas con las pesitas creo que definitivamente depende de cada uno. Cada persona es distinta y va a recibir el proceso a su manera, lo importante es saber escuchar el cuerpo, buscar sentirse bien más allá de levantar pesos más pesados. A la larga, levantamiento olímpico ayuda harto, es fácil enamorarse de los números altos y los PR, pero nos hace olvidarnos la razón principal por la que entrenamos: para sentirnos y pasarlo bien.

Hoy me siento cada vez más feliz con volver a disfrutar de un par de citas con la Halterofilia, y el resto dedicarlo a CrossFit. La meta siguiente es incluir Yoga, porque soy increíblemente tieso, pero eso ya es otra historia que aún no estoy preparado para enfrentar.

 


Escrito por Daniel Dobbs, El Gru de Acción CrossFit

Comentario
0

Deja una respuesta

Acción Crossfit 2016.

Condell 1200, Providencia / Walker Martínez 1268, La Florida