Cargando...
13
09
2017

Bienvenidos a la Zona Oscura

¿Zona qué?

La  zona oscura es aquel punto que alcanzas en el wod o en tu entrenamiento, en donde simplemente entras en una especie de piloto automático y sobrepasas tus barreras mentales y físicas del dolor, además de la fatiga muscular, con el fin de aumentar tu rendimiento.

Estoy seguro que todos hemos estado en esa zona alguna vez, quizás haciendo algo tan simple como mantener una posición isométrica (como bottom squat o una plancha frontal) por más tiempo del que creías que podías aguantar, o cada vez que terminamos el wod e instantáneamente nos tiramos al suelo, porque diste tu 110% en los últimos minutos y lograste moverte más rápido. Afortunadamente, y para nuestra alegría, esta habilidad es algo en que todos podemos trabajar, sin importar el nivel de entrenamiento que tengamos.

Algunos puntos a considerar

  1. TODOS somos capaces de provocarnos hasta llegar a la zona oscura, sin embargo se necesita mucha voluntad y cabeza dura. A mi me ayuda cuando tengo compañeros alentándome y gritándome o simplemente recordando alguna instancia similar. Alcanzar y sobrepasar aquello que tenías como meta sólo depende de ti.
  2. Al ser una habilidad que se adquiere, se puede desarrollar y perfeccionar. Basta con pedirle a algún compañero, al coach o asistente de la clase, que te motive justo en ese momento en que te vea más complicado, que te presione y te desafíe a ir con un peso o movimiento que sabes que no se te hace fácil pero que puedes manejar.
  1. No tiene porque ser solamente en la última parte de tu entrenamiento, cuando se acelera en los dos último minutos. También se puede aplicar cuando hacemos wods cortos (5 a 8 minutos), en dónde soltar el acelerador hará que el wod no cumpla su objetivo. Para ello debes estar preparado mental y físicamente antes de empezar, siempre ejecutando con buena técnica y de buena forma cada movimiento. Cuando nos encontramos con wods eternos de más de 20 minutos, la clave es encontrar un ritmo incómodo, que te desafíe pero que puedas mantener durante todo el tiempo que dure la clase.
  1.  Aquí la clave es ser capaz de auto motivarse, de lograr mantener una buena intensidad durante todo lo que dure el wod, identificar aquellos movimientos en donde te mueves bien, y sobretodo plantear estratégicamente el wod. Acá no hay límites y las mejoras siempre se pueden medir y comparar.
  1. Es importante entender que tampoco es algo para hacer todos los días, ya que es un punto de mucho estrés para tu cuerpo y para tu mente. Nuestros músculos y nuestra mente necesitan descanso para que se desarrollen bien, por ello te recomiendo que cuando busques entrar en esa zona, al día siguiente descanses y hagas el wod con total normalidad, exigiéndote lo justo y necesario para divertirte y disfrutarlo.

Ahora bien, ¿para qué sirve todo esto?

Bueno, esta habilidad te permitirá sacar lo mejor de ti cuando menos te lo esperes, nunca será cómodo ni más fácil, pero la satisfacción que sentirás al finalizar el entrenamiento te aseguro que será muchísimo mayor, al fin y al cabo esto último es lo que le da sentido llegar a la zona oscura.

 

 


Escrito por Patricio Ulloa, Coach Acción CrossFit.

Comentario
3
Juan Matatan.

Excelente artículo! Por fin identifico ese momento incomodo que tengo tengo algunos wod!!! Bien ahí Pato…una vez más!!

Francisco Aguilera Hidalgo

Gracias por el aporte, profe Pato!!!

Antonio

El profe Pato tiene un doctorado en guiarte hacia la “zona oscura”.., he tenido la dolorosa experiencia, pero gratificante al fin… (al borde del vómito.., cuando tu mente te dice “una repetición mas y te mueres wueon!”)

Deja una respuesta

Acción Crossfit 2016.

Condell 1200, Providencia / Walker Martínez 1268, La Florida