Cargando...
03
05
2018

¿Intensidad o calidad?

Llego a Acción CrossFit casi todos los días a las 08:00 hrs o quizás un poco antes, va variando día a día. En total, yo diría que paso metido aquí entre 8 a 12 horas, incluso 14 horas, todos los días. Gracias a lo anterior, observo mucho a nuestros alumnos mientras hacen sus clases y mi trabajo es analizar cada movimiento, identificar fallas y ayudar a corregirlas.

He ayudado a más de algún alumno a mejorar su postura y tomar más conciencia de su cuerpo, teniendo como consecuencia el saber usar los músculos y finalmente aprender a moverse mejor y ser más fuertes. Lamentablemente, este camino no lo toman todos.

He visto alumnos que llevan en Acción cerca de un año o más y no logran progresar. Algunos dirán que es porque no entrenan lo suficiente, porque no se alimentan bien o porque les falta agregar intensidad en su entrenamiento. La verdad es que todos esos factores son importantes, pero me atrevería a decir que todo se resume a que priorizan la “intensidad” por sobre la calidad, y aquí pongo la palabra intensidad entre comillas ya que probablemente estén equivocados en donde buscarla.

Muchos creen que intensidad es hacer los ejercicios más rápido o con mayor carga, y es aquí donde está el error. Priorizar levantar más kilos con mala técnica o no trabajar la movilidad si es necesario no nos va a llevar a un gran progreso y probablemente nos haga estar estancados por mucho tiempo. El camino para ser mejor es simple: ser más fuere y más flexible.

Simple, pero no fácil, ya que si así fuera créeme que no tendría la misma satisfacción cuando hayas logrado algo. La clave es trabajar lo que más te cueste: si eres fuerte pero no muy flexible, enfócate en mejorar ese punto, sin dejar de lado los trabajos de fuerza. A fin de cuenta, ese mismo pectoral que puede levantar más de 100 kg en press banca es el que no te dejará atajar 60 kg sobre la cabeza en un snatch o jerk, simplemente porque no es lo suficientemente flexible para lograr ese rango. Por otro lado, si lo tuyo es la flexibilidad pero no la fuerza, enfócate en ello sin dejar de lado los ejercicios de movilidad.

Una vez logres ser fuerte y flexible debes comenzar a enfocarte en la calidad de tus movimientos, y esto es muy importante. A medida que vamos adquiriendo experiencia con cada uno de los movimientos que aparecen en las clases, debemos empezar a preocuparnos de hacerlos cada vez mejor y con mejor técnica. No necesitamos ser los más rápidos o los más fuertes, esas son meras distracciones de nuestro ego. Mejor preocupémosno de construir los cimientos en los que desarrollaremos nuestro fitness.

La clave para llegar a donde queramos, para no lesionarnos y para desarrollar nuestro máximo potencial es buscar siempre mejorar la calidad de nuestros movimientos. Grabarnos, preguntarle a los coaches, hacer los movimientos en cámara lenta, son pequeñas cosas que nos ayudarán a ser un maestro del movimiento y del control. Una vez logremos eso es cuando podemos buscar ser más rápidos y buscar más peso.

Finalmente, todos aquellos que no se preocupan de cómo moverse, o que no trabajan su flexibilidad, están haciendo que su camino sea más largo y difícil. Dejemos de luchar contra nuestro cuerpo y enseñémosle a ser más eficiente, moviéndote mejor.

 

 

Escrito por Nicolás Spencer, Coach Acción CrossFit.

Comentario
0

Deja una respuesta

Acción Crossfit 2016.

Condell 1200, Providencia / Walker Martínez 1268, La Florida