Bitácora de mi primer Open

Estamos en Febrero y eso significa que cada día está más cerca el Open 2017, por lo que pensé que sería interesante escribir una especie de editorial al respecto. Claramente mi equipo rechazó completamente esta idea luego de comentarla, por lo que se me disuadió a escribir acerca de este maravilloso evento pero desde mi vivencia personal. Por ello, modificaré mi fome y característico relato para dar paso a mi visión e historia de lo que significa esta fecha en el mundo del CrossFit.

Me uní a esta disciplina el año 2012 y luego de llevar tan solo 6 meses entrenando se me acerca uno de mis coach y me invita a participar del Open 2013 de CrossFit. Luego de esa invitación sentí que al fin alguien había notado el maravilloso deportista que soy y me sentí algo así como “EL ELEGIDO”. Después de averiguar un poco de que se trataba este evento, me di cuenta que la respuesta era NO, no era el elegido y nadie había notado mis habilidades deportivas.

Resulta que el famoso Open de CrossFit se define como una primera etapa de clasificación para llegar a los CrossFit Games (algo así como el mundial de esta disciplina) y aquello que lo caracteriza es que TODOS pueden participar, independiente del nivel, ya que el único requerimiento es rendir cada prueba en un box afiliado a CrossFit. Ahondando un poco más en esto, me encontré con que luego del Open existen los Regionales, la segunda etapa para clasificar, para luego dar paso a los Crossfit Games, en donde se corona al hombre y mujer mas fit del mundo. Si, DEL MUNDO.

En fin, volviendo al año 2013, luego de interiorizarme sobre el tema, decidí inscribirme siempre con la esperanza de ser el alumno revelación de ese año y llegar a los Regionales. ¿Qué sucedió? Rendí cada una de las 5 pruebas y descubrí que no estaba ni cerca de ser el súper atleta que pensaba, y bueno, así fue mi bitácora del Open 2013.

13.1 AMRAP 17 minutos. 40 Burpees 30 Snatch, 75 lbs 30 Burpees 30 Snatch, 135 lbs 20 Burpees 30 Snatch, 165 lbs 10 Burpees Max rep de Snatch con 210 lbs.

Lo que pasó: era pésimo para hacer burpees y snatch, juntos y por separado. Aún recuerdo lo difícil que fue lograr realizar esos snatch con 135 lb (62 kg), que en esa época para mi era una brutalidad de peso. Debo haber logrado hacer 20 de las 30 repeticiones. Sin embargo el Open sirve para darte cuenta de dónde están tus debilidades, y actualmente puedo decir que los burpees dejaron de serlo, pero bueno ¿El Snatch? Tengo fe de que el 2018 será mi año.

Resultado: 612 de Latinoamérica. En esa ocasión me fui con una sensación de felicidad por la entrega y por tratar de conseguir aquello que para mi parecía imposible.

Siguiente fecha 13.2: BRING IT ON.

AMRAP 10 minutos 5 Shoulder to Overhead, 115 lbs 10 Deadlift, 115 lbs 15 Box Jump, 24’’ inch

Lo que pasó: los 3 movimientos me resultaban fáciles y dado que era un wod que medía tu capacidad aeróbica, sentía que con mis 98kg eso era una fortaleza. Luego de ver el resultado, no quedó más que afrontar que está lejos de serlo, pero al menos no era una debilidad. Estrellita para mi.

Resultado: 463 de Latinoamérica, tiembla Rich Fronning Jr.

Seguimos con la carrera del Open, para esta fecha el cansancio y estrés comienzan a sentirse. Más allá de las expectativas que cada uno tenga, éstas van generando un poco más de presión en el resultado de cada fecha, sin mencionar el factor sorpresa de pensar “Sé que la próxima prueba es MI prueba”.

13.3 AMRAP 12 minutos 150 Wall Ball (20lbs to 10 feet target) 90 Double Unders 30 Muscle Ups

Lo que pasó: Aparecieron los temidos Muscle ups, algo que en ese momento era imposible de realizar (y aún sigue siendo uno de mis peores movimientos). Sin embargo logré sacar mi primer primerísimo muscle up antes del wod. 3, 2, 1 empezó el amrap, y llegué con un minuto restante a intentar el maldito movimiento en anillas. No lo logré, traté durante todo ese minuto pero simplemente no sucedió.

Resultado: un digno lugar 448 de Latinoamérica. Seguía avanzando de a poco y nadie me quitaba la felicidad y satisfacción de mi primer muscle up.

Cuarta fecha. Sencilla a primera vista, pero incluía algo que nunca antes había realizado: Toes to bar y luego de ver el demo pensaba NO BIG DEAL.

13.4 AMRAP 7 minutos 3 Clean and Jerk, 135 lbs 3 Toes to bar 6 Clean and Jer, 135 lbs 6 Toes to bar 9 Clean and Jerk, 135 lbs 9 Toes to bar 12 Clean and Jerk, 135 lbs 12 Toes to bar 15 Clean and Jerk, 135 lbs 15 Toes to bar 18 Clean and Jerk, 135 lbs 18 Toes to bar…

Lo que pasó: aún recuerdo cómo me columpiaba cual campanita tratando de hacer que mis pies tocaran la maldita barra. Los C&J ya eran parte de mis movimientos favoritos y bueno, los Toes to bar pasaron a ser uno de los  más odiados. Otra debilidad a la lista y un resultado que me dejó con un sabor amargo.

Resultado: 859 de Latinoamérica. El sueño de los Regionales se iba alejando poco a poco.

Finalmente llegó la última fecha, la cual recuerdo como la peor, ya que me encontré con una versión modificada de “Fran”. Partimos mal.

13.5 AMRAP de 4 minutos 15 Thrusters, 100 lbs 15 Chest to bar Pull-ups

La dinámica era la siguiente: si lograbas hacer 3 rondas dentro de los primeros 4 minutos, ganabas unos 4 minutos extras. Si completabas 6 rondas en menos de 8 minutos, volvías a ganar 4 minutos más, y así hasta que no pudieras más. Hasta el día de hoy este formato es el que más he odiado del Open, acá te das cuenta realmente de la diferencia entre los atletas y los aficionados.

Lo que pasó: hice el wod con un viejito a mi lado. Claramente yo no logré pasar de los primeros 4 minutos, pero recuerdo como dicho viejito, en su versión master, si lo logró. Años después este viejito que estaba a mi lado participaría en los CrossFit Games en la categoría Masters y respondería al nombre de Rodrigo Domínguez, uno de los 3 chilenos que formó parte de los Games el año 2016. El 13.5 ha sido uno de los peores WODs que he realizado, ya que luego de 4 minutos de intentar hacer Chest to bar y de tratar de que mi pulmón no abandonara mi cuerpo, no me sentía cansado.

Resultado: tan mal me fue en esa fecha que se me pasó el plazo para subir mi puntaje y no lo recuerdo. Probablemente debí haber quedado rondando el lugar 600 de Latinoamérica, de 1200 personas en mi categoría dentro de Sudamérica.

Recapitulando un poco ¿Qué tal me pareció toda esta experiencia? La verdad, sumando y restando, fue muy entretenido. Me dio la posibilidad de enfrentarme cara a cara con mis debilidades y medirlas contra el resto. Me entregó perspectiva respecto a mis capacidades físicas, y lo más importante, presencié los primeros atisbos de comunidad y compañerismo en las pruebas. En esa época tenía un grupo de entrenamiento y CrossFit Atakama fue quién nos acogió, allí de cierta manera me sentí parte de una competencia deportiva, más allá de mi resultado, tuve la posibilidad de medirme contra los mejores de Atakama, de Chile, de Latinoamérica, del Mundo.

Desde entonces ya he participado en tres versiones más del Open. Mis resultados han sido más maravillosos aún ¿Por haber mejorado mi lugar en el leaderboard? Para nada. El Open es una época en el año en donde todos los que disfrutamos CrossFit estamos pendiente de las pruebas y desempeños de cada uno, donde se nos da la oportunidad de trazar un nuevo año de entrenamiento con metas claras: superarse.

Los dejo invitados a todos a participar de esta fiesta del CrossFit que se vive en el Box. Piérdanle el miedo a hacerlo mal, a creer no poder hacer algún movimiento, y a no sentirse lo suficientemente preparado (¿alguna vez se está lo suficientemente preparado?). La vida se trata de fallar la mayor cantidad de veces hasta llegar al éxito, esta no es más que una prueba más en tu camino. Supérala, vívela, súfrela, saca tus conclusiones y sigue adelante por más.

#BEYOURSELF

 

Escrito por: Daniel Dobbs, CEO Acción CrossFit.