Cómo llegue a ser Coach de CrossFit

Mi primer acercamiento a la actividad física fue a través del skateboarding, deporte que practicaba recreativamente junto a mis amigos desde chico. Una vez en la universidad, por ahí en el año 2011, conocí CrossFit gracias a un grupo de amigos que entrenaban en el gimnasio de allí y que se hacían llamar “Los Pesaditos”. Con solo dos meses de entrenamiento, sin mucho dominio del cuerpo y algo torpe para realizar algunos movimientos, decidí enfrentarme a mi primera competencia, cuyo nombre era “Competencia CrossFit Retro” ya que imitaba la misma dinámica de la primera versión de los CrossFit Games del año 2007. No me fue nada bien, hasta ese momento pensaba que era bueno en lo que hacía, sin embargo esa competencia se encargó de demostrarme lo contrario.

Recuerdo que había muchas pruebas de resistencia (como correr en un cerro) en dónde no logré un buen resultado. También tuve que hacer pull up, que me costaron un montón por que no extendía los brazos según mi juez, sin embargo en la prueba de fuerza repunte. Llegaron las vacaciones y el gimnasio cerraba, volví el siguiente año con mas ganas por la revancha y me dediqué a entrenar 100% CrossFit con los mismos amigos de antes.

Para el segundo semestre del año 2012 me enfoque en ser constante y no rendirme nunca. Sufría con cada wod que realizaba y nunca dejé de impresionarme cómo al final de cada rutina terminaba con la polera empapada en sudor, pero siempre feliz y satisfecho, ya que pese a todo sentía que iba por un buen camino. Los pull ups aún no me salían, mis levantamientos los hacía de forma muy bruta, ocupando solamente mi fuerza y ni hablar de los saltos dobles, que ni simples me salían. Por ello me fijé como primera meta sacar esos malditos saltos dobles y me propuse hacer 200 saltos dobles antes de entrenar, sin importar cuanto tiempo me llevara terminarlos (algo así como 40 minutos y luego partía mi entrenamiento del día) y así de a poco empezaron a salir.

En base a la constancia logré superar varias metas, saqué pull ups luego de que no hacía ni uno estricto, pude hacer HSPU después de que me daba miedo ponerme en invertida y los levantamientos se eran más aceptables técnicamente. Sin embargo las vacaciones volvieron, el gimnasio cerraba y decidí buscar otra alternativa para entrenar. Así llegué a CrossFit 1810.

Como tenía un poco más de experiencia dentro del mundo de CrossFit, luego de dos meses de entrenar como alumno en ese box, me ofrecieron ser Coach y pasé a hacerme cargo de tres calses en la mañana. Fue una experiencia muy grata ya que obtuve el cariño de varios alumnitos y me hice buenos amigos. En ese entonces tenía más tiempo para entrenar así que decidí inscribirme a mi primer Open el año 2013, en donde clasifiqué como equipo para los Regionales en Guayaquil, Ecuador. Mi motivación llegó a niveles impresionantes, quería entrenar todo el día, y así me mantuve hasta el siguiente Open 2014, en dónde también clasificamos como equipo a los Regionales en Santiago de Chile pero por diferencias en el equipo decidí quedarme fuera. Me salí del box y continúe de lleno en la Universidad.

Allí combinaba uno que otro wod de crossfit y y pesas (para la playa jajaja). En Septiembre fui recomendado para ser Coach de -en ese entonces- Alianza CrossFit (Q.E.P.D) en donde el Gru (a.k.a Daniel Dobbs) me tiró a los leones y me puso a prueba en la clase de las 19:00hrs, una de las más llenas. Pasé la prueba y fui aceptado. Ejaleeeee.

Hoy en día sigo como Coach en Acción CrossFit. He pasado varias etapas de crecimiento desde el año 2015, certificaciones y cursos para estar mejor preparado. Paralelamente también volví a entrenar constantemente, lo que me llevó a participar en el campeonato nacional Wodstock 2015 en forma individual y el año 2016 en duplas con mi compañero Andrés Ávalos. Con la motivación altísima me preparaba para competir en la versión de verano de la misma competencia, pero llegó una lesión de espalda que me dejó sin poder moverme y me alejó por 3 meses de cualquier tipo de actividad física. Hoy en día ya estoy más recuperado, con la motivación intacta y preparado para todo lo que se venga, sintiéndome cada día mejor en los entrenamientos y conociendo a gente increíble.

Esta ha sido mi experiencia como alumno, competidor y coach en CrossFit, si hay algún consejo que puedo dejarles es no rendirse nunca, la constancia tarde o temprano da sus recompensas, independiente de cuales sean tus metas.

 

P.S: no me juzgue si me ve serio, soy más buena onda de lo que se puede imaginar :P

¡Nos vemos pronto en el box!