La terapia que yo misma elegí

Entendemos que la práctica metódica del ejercicio físico tiene como finalidad superar una meta o vencer algún adversario, sin duda el más complejo y fuerte de todos: nuestro propio ego. El deporte es y debería ser parte fundamental de la vida, ya que hacer ejercicio trae beneficios tanto físicos como mentales y de esto último es de lo que me gustaría hablar.

Debo decir que sentirme parte de esta comunidad fue algo lento y complicado en un principio, ya que las excusas para no ir a clases eran miles. Sin embargo, el tiempo avanzaba y con ellos las posibilidades de ver que la persistencia pudiese transformar el fracaso en algo extraordinario, era cada vez más y más lejano. El miedo era más que yo. Luego de casi 6 meses de una complicada licencia psiquiátrica decidí intentarlo una vez más, dejando atrás todos esos miedos y fantasmas para poner en práctica una frase que dice más o menos así:

“El deporte no construye carácter, sino más bien lo revela”.

Hoy en día Acción CrossFit es la terapia que yo misma elegí. Esta linda y a veces complicada disciplina me ha demostrado y enseñado muchas cosas, entre una de ellas, que por más que caigas siempre la vida te dará revanchas para levantarte con la frente en alto. Estando lo suficientemente comprometido con uno mismo, siempre encontraremos esa fuerza para derribar miedos y aquellas frases como “no puedo” o “no sirvo” poco a poco podremos cambiarlas por un intento. Es justamente allí cuando comienzas a querer escribir tu propia historia, cuyo final lo decides 100% tú.

Los sesenta y tantos minutos que marca el reloj en cada clase, es sin duda el abanico más amplio de posibilidades que puedes tener. Son sesenta intentos, caídas, fracasos, pero sobretodo son victorias. Recuerda siempre “bajar los brazos nunca, rendirse jamás”. Practicar deporte fortalece el cuerpo t el alma, en donde siempre encontrarás una forma de no ganar si no tienes la suficiente confianza en tí. Si tienes miedo a fallar, probablemente falles y está bien, fallar también es parte del proceso y necesitamos aprender a tolerarlo, a fin de cuentas te puedo asegurar que tarde o temprano tu revancha estará allí esperándote.

“La perseverancia puede transformar el fracaso en un logro extraordinario”

Vive, siente y cree, “la perseverancia puede transformar el fracaso en un logro extraordinario”. Deja tus miedos en la entrada del box, permítete fallar y el logro sabrá aún mejor.


Escrito por Francisca Núñez Aceitón, alumna Acción Providencia.