No me gusta hacer el Open ¯\_(ツ)_/¯ (¿lo dije o lo pensé?)

 

Lo que voy a escribir a continuación, como siempre, es desde mi propio punto de vista. Es algo súper subjetivo y personal, pero me encanta escribir estas cosas porque me gusta pensar que no soy la única persona en el universo a la que le pase esto.


 Nunca me ha gustado hacer el Open. Si, soy parte del Staff de Acción CrossFit, ayudo en todo lo que puedo para que cada evento salga lo mejor organizado y los alumnos se lleven la mejor experiencia posible, y si me gusta hacer CrossFit y lo practico todas las semanas, pero nunca me ha gustado hacer el Open. Sin embargo, todos los años participo.

Odio competir, soy muy mala haciéndolo y tengo serios problemas para enfrentar y lidiar con mi frustración. Todas y cada una de las fechas voy con unas expectativas que, francamente, no están ni cerca de ser realistas. No me creo el cuento tampoco, pese a que en mi cabeza voy pensando en lo lindo que sería que esta vez me saliera un Ring Muscle-Up, o pudiese levantar un Snatch pesado sin comprometer mi integridad física y mi dignidad, no suelo confiar mucho en mis capacidades, ya que a penas cacho que hay algo que no me va a salir, el “FILO, NO PUEDO” se instaura en mi frente como un tatuaje permanente y hasta ahí llegué no más. Y me frustro, me frustro MUCHO, porque veo como todo el resto logra cosas que yo no, y me da muchísima envidia esa felicidad que tienen, porque yo también quiero experimentarla.

DSC05428.jpg

Muchas veces no logro entender a los que sí les emociona, a los que el día Jueves en la noche ven el wod y se les mueven las patitas de las ganas de hacerlo, planean toda una estrategia para llevar a cabo la prueba y obtener su mejor resultado, según sus capacidades, fortalezas y debilidades. Y sin embargo, siempre termino siendo parte de esta celebración al Fitness, porque disfruto el ambiente que se genera, disfruto ver como chorrocientas personas animan a una sola a realizar ese movimiento, o hacer esa última repetición. Me gusta ver (aunque me cueste por lo ciega) el esfuerzo de los demás, sobretodo de los que lo dan por primera o segunda vez, por que son generalmente ellos los que me motivan e inspiran a seguir participando de esto, aún cuando no me guste. Son las personas que les cuesta, que tienen miedo, que pelean y pelean por sacar el primer pull up, por hacer las 12 repeticiones a tiempo, por hacer lo mejor que puedan, las que más disfruto ver porque además no tienen ni idea el poder de motivación que les generan al resto (o al menos, a mi).

17_3_open_078.jpg

Nunca me ha gustado hacer el Open, porque significa volver a tener que lidiar con lo que más evito en mi vida: mis frustraciones, pero cada año me obligo a hacerlo, ya que aprendo a manejarla un poco mejor, en gran parte gracias a todos los alumnos/as que pelean por hacer cualquier movimiento que les cueste, e independiente de si lo logran o no, igual se van con una sonrisa en la cara. Porque entienden de qué se trata esto, de aprender y pasarlo bien. 

 Así que gracias, gracias por ayudarme a manejar mi frustración simplemente atreviéndose a intentar hacer lo que les cuesta mientras lo pasan la raja, de verdad son una gran inspiración.


Escrito por Aranza Rojas, Staff Acción CrossFit.