Prepárate para nuestra competencia

Ya no queda nada para nuestra Competencia Aniversario, y los nervios combinados con las ansias se van acumulando en los competidores. El objetivo de este post es guiarlos frente a los principales temas referentes a la competición, para que así puedan disfrutar esta experiencia y no terminar frustrado o peor aún, lesionado.

Empecemos por lo básico

Lo primero que debes tener en mente es permanecer tranquilo, si te estresas entonces tu rendimiento no será el optimo. Enfócate en tener todos aquellos implementos que puedas necesitar al alcance, o bien listos para ser usados, tales como muñequeras, calleras, rodilleras, zapatillas de levantamiento, tape, etc. Eso te asegurará ser mas eficiente, no perder tiempo y no tener que estar preocupándote de cosas innecesarias.

Con respecto a la alimentación, ésta no debiese cambiar demasiado a lo que haces normalmente. Asegúrate de alimentarte bien la noche anterior evitando comidas muy cargadas en proteínas o grasas para favorecer al máximo la absorción de carbohidratos y estar cargado para el día siguiente. Desayuna una cantidad decente de calorías, idealmente en frutas y cereales que aporten el azúcar necesaria para competir. Hidrátate bien antes, durante y después de la competencia, ten siempre a la mano fruta o barritas de cereal para comer entre cada wod.

Recuerda trabajar bien tu movilidad antes de competir, hombros, cadera y columna principalmente. Moler y elongar es mi alternativa favorita. Te recomiendo al menos 10 a 15 minutos de movilidad antes de cada prueba, además de un calentamiento adecuado. Movilizar te permite trabajar el rango de movimiento y el calentamiento va a preparar tus músculos para trabajar duro.

¿Primera vez compitiendo?

Los más experimentados suelen decir: “cuando entrenas debes escuchar a tu cuerpo y cuando compites le dices a tu cuerpo que se calle”. Esto debería aplicarse sólo para aquellos que viven para competir y no para gente que entrena recreativamente.

He visto muchas veces dentro de nuestras y otras competencias que los alumnos suelen dejar todo lo aprendido en clases y empiezan a ejecutar los ejercicios a máxima velocidad, descuidando su técnica y su integridad física con el fin último de dar el 100%.

Competir no debiese ser muy diferente a entrenar. La principal diferencia es que vamos a registrar el resultado y lo vamos a poner dentro de un ranking. Sin embargo, la consciencia y el control a la hora de moverse es el mismo. No deberías tratar de moverte o mantener un ritmo más rápido del que ya hayas practicado o del que ya manejas, tampoco deberías intentar movimientos que no estés realmente seguro de cómo hacer o que no hayas practicado anteriormente.

La principal diferencia debiera estar en los tiempos de descanso, disminuyéndolos entre repeticiones o movimientos cortando las series de manera inteligente, ya que allí está la clave para lograr menores tiempos en las pruebas sin romperse en el camino. Ahora bien, si empiezas a moverte como loco tratando de ganarles a todos en el primer minuto de la prueba, claramente te vas a fundir y te puedes lesionar o tus manos se van a romper. Claramente no queremos que les pase algo así recién en la primera prueba: hay que distribuir la energía y esfuerzos de forma inteligente.

Las claves son: PACIENCIA, RESPIRACIÓN y CONCIENCIA CORPORAL. Recuerda lo aprendido en clases, muévete bien, aguanta la fatiga muscular y disfruta de ver hasta dónde puedes empujar tus límites.

¡Mucho éxito a todos!

Los quiere, Su Head Coach.

 

Escrito por Nicolás Spencer, Head Coach Acción CrossFit.