¡¿Rabdo-qué?!

Desde el 24 de Febrero que en Acción estamos viviendo el Open 2018 en todo su esplendor, por lo que me pareció pertinente hablar de la Rabdomiólisis, que si bien es una enfermedad poco habitual, puede sucederte, y constituye la cara más fea de nuestro querido deporte, el CrossFit.

Partamos desde el principio: ¿qué es la Rabdomiólisis? Pues bien, es la destrucción (o muerte) del músculoSi bien esto puede producirse por varias causas, una de las formas en las que te puede dar rabdo es producto de un esfuerzo físico extenuante.

Es probable que en este momento estés pensando: “¿Pero cómo puede alguien llegar al punto de romper sus músculos entrenando? ¡Obvio que a mi jamás me pasara!”  Bueno lamento decirte que te puede pasar, y probablemente puede que ya te haya pasado, puesto que cada vez que has quedado con dolor muscular después de entrenar te dio una “mini-mini rabdo”, pero no es nada malo ni grave, de hecho es bueno! Esto porque al entrenar se rompen fibras musculares, luego el cuerpo las reemplaza por más y/o mejores fibras en un proceso llamado supercompensación, lo que nos hace más fuertes y mejores.

Sin embargo, los síntomas van a depender de la intensidad de la rabdomiólisis, y podrían variar desde moderadas molestias musculares, que no requerirán asistencia médica, hasta situaciones de riesgo vital que requieren una intervención urgente, desde insuficiencia renal, hasta incluso la muerte! Ahora esto no es para alarmarse ni ponerse paranoico, como dije en un principio, es raro, pero puede pasar si se conjugan ciertos factores. Por eso es bueno que sepas de qué se trata y cómo se puede prevenir.

Cómo prevenir la Rabdo y conocerla mejor.

Es importante saber que es más común que esto pase en gente no entrenada que se somete a un esfuerzo máximo sin preparación previa. El entrenamiento disminuye el riesgo de padecer rabdomiolisis, pero es algo que les puede pasar a los más experimentados deportistas. Según la bibliografía, es más común en actividades físicas extenuantes como maratones, clases de Spinning y claro, CrossFit. Generalmente se asocia con factores ambientales como temperaturas muy elevadas, y ambiente húmedo, sumado a  sudoración exceiva, hidratación insuficiente, mala alimentación u otros factores que pueden acentuar un episodio de rabdo como consumo de alcohol o drogas, antes, durante o incluso horas después de haber hecho el esfuerzo físico. Otro factor importante es el hacer actividad física extenuante cursando alguna enfermedad infecciosa, ya que hay algunos virus que inflaman las membranas musculares pudiendo incrementar el riesgo. 

Sumando y restando, ya te habrás dado cuenta que varios de los factores de riesgo que podrían resultar en una rabdo estarán presentes en los días de competencia, partiendo por el esfuerzo físico extenuante, seguido de la altas temperaturas, y muy probablemente el consumo de alcohol posterior a la actividad. Entonces es necesario que estés muy atento a los síntomas de la rabdomiolisis y que trates de disminuir al máximo los factores de riesgo para prevenir, y en el peor de los casos saber identificar cuando será necesario acudir a un servicio de urgencias. Dejare a continuación algunos concejos que debes seguir durante las semanas que quedan de Open, y porqué no, para cualquier competencia.

  1. Atento a los signos y síntomas: los síntomas de una rabdomiolisis pueden ser variados y van a depender de la gravedad del caso. Puede cursar con dolor muscular, debilidad, calambres, contracturas y/o inflamación de los músculos involucrados, que pueden ser generalizados o afectar a un solo grupo de músculos. Estas molestas pueden ser moderadas o podrían ser muy intensas e incluso invalidantes. Además pueden aparecer manifestaciones generales como fiebre, taquicardia, náuseas, vómitos, dolor abdominal y malestar general, disminución del nivel de consciencia, agitación, confusión e incluso coma. Pero de todos estos síntomas y signos, del que más debes estar atento es al color de tu orina, ya que en casos graves de rabdo esta se torna de un color castaño rojizo muy oscuro, y esto es indicador de que podrías estar cursando una insuficiencia renal, por lo que debes acudir rápidamente a un servicio de urgencias.
  2. Elige bien tu nivel: no te expongas cosas para las que tu cuerpo no está preparado, si llevas poco tiempo entrenando CrossFit, tómatelo con calma, y también si ya llevas un buen tiempo y estás pensando incursionar por primera vez en los niveles Rx, pero sin tener la preparación necesaria. Si bien es muy bueno atreverse a ir a niveles más difíciles, si tienes dudas debes pedir consejo a tus coaches, ellos te podrán ayudar a tomar la mejor decisión.
  3. Hidrátate y aliméntate bien: si bien esto debiese ser siempre, preocúpate más de este punto en estas semanas de OPEN. Sobre todo la hidratación adecuada antes, durante y después puede ser determinante en el desarrollo y gravedad de los síntomas en caso de producirse una rabdo, y por lo tanto una medida preventiva y de tratamiento eficaz.
  4. Un buen calentamiento antes de competir. Esto puede ser una medida preventiva eficaz ya que prepara nuestro cuerpo de mejor manera para un esfuerzo importante.
  5. Evita el consumo de alcohol en las horas posteriores al esfuerzo físico: Si bien todos quieren ir a celebrar después de dar los wod del Open, modera el consumo de alcohol ya que como dije antes, esto puede acentuar los síntomas.

Espero que este artículo te haya sido útil y recuerda también que ante cualquier duda o problema que tengas puedes acudir a los coaches del box que te pueden aconsejar si tienes más dudas.

¡Mucho éxito a todos!

 

Escrito por Catalina Tornquist, Kinesióloga & Coach Acción CrossFit.

Bibliografía

Mrozek S, Geeraerts T. Rabdomiólisis traumáticas y no traumáticas. EMC Anestesia-Reanimación 2016;42(3):1-14 [Artículo E –36-918-A-10]. Wright W. Rhabdomyolysis Revisited.The Crossfit journal, June 2011. Vega J, Gutiérrez M, Goecke H, Idiáquez J. Insuficiencia renal aguda secundaria a rabdomiólisis de esfuerzo. Rev Méd Chile 2006; (134: 211-216). Perez M.P, Roiz J.C, Diazaraque R.  Rabdomiolisis inducida por el ejercicio. MEDIFAM, Octubre-Noviembre 2001 (Vol. 11 – Núm. 9; 11: 562-565).